El impacto de nuestra infancia en la falta de límites como adultos

¿POR QUÉ ME CUESTA TANTO DECIR QUE “NO”?

Claves para identificar la falta de límites emocionales

Límites hay muchos: están los físicos, mentales, sexuales, financieros, materiales; internos o externos … Pero hay unos que son sin duda los protagonistas en la vida de muchas personas. Y no porque se respeten, sino al contrario, por falta de ellos.

¿Intuyes cuáles son?… Son los límites emocionales, es decir la dificultad que muchas personas tienen para decir que “NO”, o lo que podría traducirse como falta de soberanía personal.

¿Te suena?

  • Soy una persona “super empática”
  • No te piden consejo, pero tú enseguida lo das
  • Te ves metido en problemas que no son tuyos
  • Tienes tendencia a que muchas personas te cuenten “todo”
  • Si dices que “no”, te sientes culpable e incluso te “echas para atrás”

<<ACOMODAR EMOCIONALMENTE A LOS DEMÁS TIENE QUE VER MÁS CONTIGO QUE CON EL OTRO>>

El impacto significativo de nuestra infancia en los límites emocionales

<<La falta de límites es una forma que tenemos de actuar (muchas veces incluso sin darnos cuenta) que sencillamente nos permite tener el control para poder sentirnos seguros>>

Desde muy pequeños ya somos capaces de desarrollar una excelente capacidad para cambiar cómo se siente el otro (resolviendo incluso el problema que hace que se sienta así), lo que automáticamente se convierte en una falta de límites hacia nosotros mismos ¿Puedes ver ahora esta relación?

Si en nuestra infancia, nuestras necesidades emocionales no fueron atendidas por nuestros cuidadores, lo que haremos de adultos será acomodar emocionalmente al otro, olvidándome de mi y perpetuando mi falta de límites.

Los cuidadores hacen (hacemos los que también somos padres o madres) lo que pueden. No estamos juzgando como lo han hecho. Pero es importante conocer que el origen de esa dificultad para poner límites viene normalmente de haber desarrollado un patrón de control para sentirnos seguros cuando éramos niños, ya que nadie nos enseñó a atendernos y respetarnos emocionalmente. Os podéis imaginar entonces que el cuerpo está tan habituado desde niños a desarrollar <<esa habilidad de atender al otro>> que cuando lo sacas de ese patrón, se siente en peligro y por eso una y otra vez repetimos, y tenemos tanta dificultad en poner límites, en decir que “NO” a lo que sea.

Establecer tus límites es totalmente posible

Como todo este trabajo personal, (que nadie se engañe) … lleva un tiempo saber poner límites, pero… es posible, por supuesto que es posible.

Es lógico pensar que no podemos cambiar un patrón de tanta intensidad emocional (con el que llevamos tanto tiempo) en dos días. Pero esto para mí es como ir al gimnasio: primero una pesa, luego dos, y así..

Tenemos que hacer músculo en cada sesión terapéutica para luego ir a la situación que sea y poder decir “NO” interna o externamente, directa o indirectamente.

Las personas hacemos lo que sea por no aguantar el “sentimiento de culpa”. ¿Por qué? Porque resulta tan incómodo que preferimos incluso actuar (consciente o inconscientemente) desde una falta de límites, dándole más valor “al otro” que a “nosotros mismos”.

El trabajo en terapia es el opuesto, aprendemos a aguantar la culpa. Porque la culpa aparece en determinadas ocasiones para decirte “que tú estás aquí, que puedes poner tus límites y está bien, que el otro es valioso, pero tú también lo eres… LA CULPA ES NECESARIA

A las personas les incomoda tanto que te ocupes de ti, porque cuando lo haces, dejas de ocuparte de ellas. ¿Te has dado cuenta de esto?… ESTO NO ES SER EGOÍSTA.

<<El que está siendo egoísta, es la persona que pretende que tú no te cuides para cuidarlo a él y es una manipulación que genera mucha culpa>>

Creer que estás siendo egoísta si te quieres, es una creencia muy nuclear y también social, pero se puede cambiar. El trabajo en terapia consiste en esto, en resignificar ésta y otras muchas creencias que muchos traemos de serie.

<<ESCUCHA BIEN: NO ERES RESPONSABLE DE HACER EL TRABAJO EMOCIONAL DE NADIE. PERO SÍ TIENES QUE RESPONSABILIZARTE DE TÍ SI QUIERES TENER SOBERANÍA PERSONAL Y GOZAR DE LIBERTAD>>

La primera vez que dices “NO” te cuesta la vida (tu cuerpo puede que esté sobrepasado); la segunda puedes tener fuertes remordimientos; la tercera igual lo tienes claro pero tienes cierta incomodidad, pero en la cuarta… Estás pletórico de hacer lo que quieres y no te sientes responsable de nadie; más bien confías en que cada uno tiene los recursos necesarios para solucionar sus problemas. ¡TRABAJAR EN TI ES MARAVILLOSO. NO ME CANSARÉ DE DECIRLO!

Te enseño, te acompaño.

Abrazo grande.

Celia.

¿Resuena contigo?

Si es un sí, estoy aquí para poder ayudarte.

¡Compártelo!

Empieza por aquí

Mapa de orientación

Empieza por aquí

MAPA DE ORIENTACIÓN:

7 PRIMERAS ACTITUDES

Suscríbete a mi newsletter y recibe el mapa de orientación gratuito que te ayudará a ubicarte, guiarte y serenarte.

Responsable: Celia Moreno Moreno. Finalidad: Enviar newsletters con información, nuevos artículos del blog y servicios y/o promociones. Legitimación: Diligencias precontractuales. Destinatarios: Mailerlite. Derechos: Acceso, portabilidad, olvido, acceso, rectificación, cancelación. Consulta más información en la política de privacidad.